¿Hay alguna alternativa ecológica a las capsulas de café?

03/04/2018
  • ALTERNATIVAS ECOLÓGICAS A LAS CÁPSULAS DE CAFÉ


    El café es el segundo producto más consumido en el mundo, por detrás del petróleo. Teniendo en cuenta que la venta de cafeteras de cápsulas monodosis no para de crecer, estamos ante un problema medioambiental cada vez mayor ya que se trata de un producto muy difícil de reciclar.


    Un cambio en los hábitos de consumo del café:

    Las cafeteras de cápsulas han cambiado los hábitos de consumo del café; la gran variedad de sabores y tostados pueden satisfacer a los paladares más exigentes. Hasta hace años este tipo de cafeteras no existía, pero en la actualidad en la mayoría de hogares hay una debido a que son cómodas y rápidas, lo que supone un grave problema para el medio ambiente.

    España es el tercer país del mundo con más consumidores de cápsulas de café, por detrás de EE.UU. e Italia y la mayoría de ellos no reciclan las cápsulas en el lugar correcto. El auge del café en monodosis plantea graves problemas medioambientales.

    Las cápsulas de café monodosis están fabricadas con plástico y aluminio. Si además le añadimos el residuo orgánico del café eso hace que sean un producto muy contaminante y muy difícil de reciclar.


    El incremento del precio de una taza de café:

    Las cafeteras monodosis han tenido un gran éxito debido a su comodidad y rapidez, pero eso supone un aumento en el coste de cada taza de café. Las familias han pasado de comprar paquetes de medio kilo de café a unos cinco euros (10 €/kg) a pagar unos 50 euros por un kilo de café envasado en cápsulas monodosis.

    Cada cápsula contiene 6 gramos de café y necesita otros 3 gramos de envoltorio. Aunque estamos acostumbrados a que cuando compramos un producto estamos pagando también por su envase, en el caso de las cápsulas un 30% de lo que compramos es un residuo.


    ¿De qué están hechas las cápsulas de café?

    Estas pequeñas cápsulas están fabricadas de plástico y aluminio que no son biodegradables. Además, a los 3 gramos de envoltorio de cada cápsula hay que añadirle el cartón y el plástico del envase que las contiene.

    El material con el que se fabrican la mayoría de cápsulas es el aluminio. Se requiere mucha energía para su fabricación y es un material caro y contaminante.


    El problema del reciclaje de las cápsulas monodosis:

    Podríamos pensar que al tratarse de envases debemos meter las cápsulas en el contenedor amarillo, pero no lo son. Debido a su forma y a sus materiales (plástico, aluminio y material orgánico), no se pueden reciclar ya que no son consideradas envases.

    Algunos de los fabricantes de cápsulas tienen puntos de recogida para las cápsulas usadas pero el porcentaje de consumidores que recicla sus cápsulas en puntos adecuados es muy baja. La mayoría no tienen tiempo ni conciencia ecológica para reciclarlos en un punto limpio por lo que al arrojarlo a la basura toneladas de residuos tóxicos acaban en los vertederos y lo que es peor en los mares.


    El coste medioambiental de las cápsulas:

    Hay estudios que indican que cada minuto se producen 39.000 cápsulas de café en el mundo de las cuales se tiran a la basura miles de millones de cápsulas de aluminio o plástico cada año. Además del coste medioambiental de la cápsula hay que añadir los envoltorios de cartón y plástico.

    También hay que tener en cuenta el gran consumo de energía eléctrica por taza de café lo que supone un gran impacto energético.

    La prohibición de las cápsulas de café no reciclables:

    La ciudad de Hamburgo prohibió en el año 2016, como parte de sus políticas para reducir los residuos, las cápsulas de café en los edificios públicos y en todas las dependencias de la administración pública para reducir su impacto medioambiental.

    En España el gobierno Balear quiere prohibir a partir del año 2020 las cápsulas de un solo uso que nos sean reciclables. En el caso de cápsulas fabricadas con material compostable, solo permitirá las comercializadas por empresas que tengan un proceso de recogida y reciclaje.


    Alternativas a las cápsulas monodosis:


    Buscando alternativas para dejar de utilizar cápsulas de café de un solo uso existe la opción de volver a la cafetera tradicional italiana o a las de filtro. Pero si decides continuar utilizando las cafeteras de cápsulas monodosis ha llegado el momento de buscar una alternativa menos dañina con el medio ambiente. Puedes realizar numerosas manualidades con las cápsulas vacías: bisutería, cortinas, flores, etc. Aunque existe una alternativa para que tu cafetera de cápsulas sea más sostenible: comprar cápsulas recargables. Se trata de unas cápsulas que se abren y se llenan del café que se prefiera. Pueden utilizarse repetidamente por lo que supone un ahorro considerable y consiguen minimizar el impacto medioambiental negativo que suponen las cápsulas monodosis.

¿Quieres ser el primero en dejar tu opinión?

buscar...

Últimas entradas

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto